Texto:  María Luisa Beneytez

Parece que la figura de mujer artista nunca se ha llevado bien con la maternidad, o por lo menos, esa es la conciencia que siempre he tenido, como propia mujer artista del asunto. Siempre ha vagado en mi cabeza esa idea de que si realmente quieres desarrollar una carrera artística que se precie, mejor que te olvides de eso de ser madre. De hecho, el deseo insatisfecho de ser madre ha perseguido a muchas artistas de la talla de Georgia O´Keeffe o Frida Kahlo; la primera por convencimiento por parte de su propio marido, de que la maternidad acabaría con su imparable carrera artística y la segunda, por causas del destino, ya que un terrible accidente que sufrió siendo muy joven la imposibilitó para albergar un ser en su vientre. Incluso la propia Tracey Emin, una de las artistas británicas del último cuarto del siglo XX más reconocidas a nivel internacional declaraba en un documental que quizás si hubiera sido madre, no habría llegado a conseguir el éxito profesional que había logrado. Entonces, ¿qué hago? ¿Elijo desarrollar una carrera artística sin ataduras de ningún tipo? ¿Elijo ser madre y abandonar mi carrera para siempre?

Después de años desarrollando mi carrera como pintora, llega un momento en que decido dar el salto y compartir mi faceta como artista con la de madre. Y entonces me doy cuenta. Es mentira. No es verdad que se acabe tu identidad como mujer artista, no es verdad que se acabe tu tiempo para crear (simplemente tienes que compartirlo), no es verdad que tu creatividad se seque por las noches sin dormir. ¿Entonces, por qué se subestima la figura de artista madre? ¿Por qué ese miedo a perder la identidad, cuando lo que realmente se pierden son horas de descanso? ¿Por qué el mundo del arte rechaza la figura de madre artista o artista madre?

Después de esta gran revelación, llega el posicionamiento como madre artista o artista madre. Tus deseos de contar al resto de la humanidad que la maternidad no es ni mucho menos perfecta, pero que has sobrevivido. No te has desvanecido, no has perdido tu esencia, tu identidad como mujer independiente, como te creías que pasaría antes de serlo. De hecho, tu mirada se amplía y tu mente se abre a nuevas sensibilidades que jamás habías experimentado. Comienza el resurgir de un nuevo yo, te vuelves fiera como una tigresa y atrevida y valiente. Ya nunca volverás a sentir miedo. Como el ave Fénix que resurge de sus cenizas.

 


 

 

 

 


Para recibir más detalles de alguna obra en particular o consulta de precios, via mail: galeriazunino@gmail.com o por teléfono 606780084. Enviamos a todos los paises.

Obra de Julio Serrano


 

BATTLE CAT TIME AGAIN

 

ELLA AGUANTA LA MIRADA

 

NATIONAL HYMN

 

SINO TE VAS

 

PALMERAS

 

DULL GIRL

 

WET DREAMS

 

BEING BETTY
A LOVERS RIDE

Obra de María Luisa Beneytez


MOTHER AND CHILD

 

ROAR I

 

MAMA TIGER

 

FEMME FÉROCE

 

POKER FACE

 

DESTINY

 

YOU ARE THE PRETTIEST THING IN MY LIFE

 

KITTEN

 

EMPOWERMENT – MAKE YOURSELF GREAT AGAIN

 

EMPOWERMENT – TIGRESS

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.