Título exposición: “American Journey”

Duración: Del 13/11/21 al 30/12/21

Artista: María Luisa Beneytez

Texto: Regina Pérez Castillo

Organizan: Galería Eldevenir + Galería Zunino

Lugar: Avenida Isaac Albéniz, 3. 3º A1. 29770 Torrox (Málaga)

Inauguración: Sábado 13 de noviembre de 2021

Horario habitual: Miércoles, jueves y viernes de 17 – 20 h. Sábados de 12 – 14 h / 17 – 20 h. Otros días con cita previa

La galería de arte contemporáneo Eldevenir Art Gallery continua su apuesta por la pintura presentando en su sala de Torrox la primera muestra individual en Málaga de María Luisa Beneytez (Sevilla, 1980) pintora y doctora cum laude en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla. La muestra se compone de una veintena de obras de acrílico sobre lienzo de reciente producción, reunidas con bajo el título American Journey.

La muestra supone la última colaboración entre el espacio malagueño Eldevenir Art Gallery y la sevillana Galería Zunino, quienes vienen compartiendo proyectos de manera puntual desde 2019. American Journey viene acompañada de un texto realizado ex profeso por Regina Pérez Castillo, crítico de arte y profesora de Historia del Arte.

Más información en la web de ElDevenir

María Luisa Beneytez ElDevenir Galería Zunino American Journey

 

María Luisa Beneytez ElDevenir Galería Zunino American Journey

 

María Luisa Beneytez ElDevenir Galería Zunino American Journey

HOJA DE SALA

AMERICAN JOURNEY o el escaparate del éxito 

por Regina Pérez Castillo.

 

En el fondo se las veía con la costumbre norteamericana de mejorar el lugar en que se vive, construir una casa, engordar en ella y morir.

Los desnudos y los muertos (1948).

Norman Mailer

 

Ningún ser vivo habita los paisajes de American Journey. Sencillamente no hay oxígeno en ellos. Al igual que ocurre en los horizontes de Chirico, los escenarios urbanos que María Luisa Beneytez recrea en esta exposición no relatan un verdadero fluir vital, sino un concepto que es a la vez idealizado y desacralizado: el sueño norteamericano.

De este modo, la artista nos ofrece fragmentos visuales de vecindarios estadounidenses, porciones de casas ideales y Chevrolets Bel Air. Nos asomamos a estos barrios como paseantes cotidianos, flâneurs que disfrutan de la carcasa decorativa que ofrece la americanidad. Estas obras nos interrogan, precisamente, sobre esa manera de construir un imaginario, un estereotipo estético que está indisolublemente ligado a un claro ideal político-social: la brillante oportunidad de prosperar y tener éxito para lograr la movilidad social hacia arriba, más arriba, hasta el cielo… Los hogares y coches norteamericanos no dejan de ser la prueba pública, el testimonio vecinal de que, ¡SÍ! El éxito se ha alcanzado.

Muchas de las vistas que nos ofrece Beneytez nos resultan familiares (aunque la “way of life” española poco tenga que ver con esta). La artista elige, qué duda cabe, puntos de vista tremendamente cinematográficos, aproximándose al trabajo de artistas como Edward Hopper o Nigel Van Wieck, aunque no debemos pasar por alto que, a diferencia de estos, María Luisa no está interesada en la solitaria figura humana, sino más bien, en el desolado y silencioso escaparate del éxito. Y con esa visión cinematográfica, la artista regresa al cliché y a la construcción de este a través de grandes producciones para la pequeña y la gran pantalla que hablan de la fabulosa experiencia de crecer profesional y personalmente en un país lleno de oportunidades y libertad.

La arquitectura de madera modular con la que se construyen la mayor parte de los hogares norteamericanos, la reiteración de unas formas, de una geometría muy concreta protagonizada por un cuerpo cuadrangular (el alzado de la casa) y un remate triangular (los techos a dos aguas) convierten el sueño en una cuestión estandarizada, cercana a la uniformidad totalitaria. Alcanzar las metas se traduce entonces en la disolución de una identidad propia, en la homogeneización dentro de una clase social: la media pudiente que absorbe al individuo convirtiéndolo así en un producto publicitario más.

En los paisajes de María Luisa Beneytez no puede existir la vida porque la vida ocurre en otros lugares. Quizá en otros vecindarios más desfavorecidos en los que no hay triunfadores sino supervivientes, casas ajardinadas sino hogares de acogida, en los que el error, la imperfección y la improvisación todavía caben.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.